Seleccionar página

Cafeína. Si bien muchas personas acostumbran a ingerir al menos una vez al día, alguna bebida que le ayuda a despejarse; abusar de bebidas que contienen cafeína, ya sea café, té, bebidas energizantes o algunos refrescos, afectarán el cerebro. Estas bebidas, al contrario de lo que se cree, no son las causantes de la mejora en el rendimiento intelectual ni el físico, en realidad lo que hacen es incrementar la actividad celular, lo que provoca que generemos adrenalina y ésta hace que nos mantengamos alerta.

La cafeína actúa como una droga psicoactiva, es decir; puede alterar el estado de ánimo, las emociones, el pensamiento, la memoria e incluso llegar a provocar alucinaciones. Se considera que una persona que abusa habitualmente de ella es más propensa a escuchar voces inexistentes.

Entre los ya conocidos efectos cabe destacar que algunos pueden poner en riesgo la salud, como lo son las taquicardias, inquietud, temblores, dolores de cabeza y dependencia.

Una persona puede saber cuándo sufre dependencia a la cafeína si nota que cada vez necesita más cantidad. Los efectos de esta dependencia serán tristeza, falta de concentración, cansancio, nerviosismo, dolor de cabeza e irritabilidad.

La cafeína que contiene el café está presente en la sangre entre tres y siete horas, de modo que tomar varias tazas seguidas puede afectar seriamente a la salud. Siete tazas al día provocan trastornos psicológicos graves, como las alucinaciones antes mencionadas, pero veinte tazas tomadas de manera seguida pueden provocar la muerte.

Beneficios de la cafeína.

En dosis moderadas no daña el corazón y proporciona beneficios, como la acción antiespasmódica bronquial. También se encuentra presente en medicamentos contra el dolor.

Es necesario recordar que el chocolate también la contiene; cuando se presenta en pastillas de 50 g. por cada ración se tomarán 20 mg. Los expertos recomiendan un consumo diario moderado, de hasta 300 mg. que es el equivalente a dos tazas de café.