Seleccionar página

El pelo graso es un problema que sufrimos muchas mujeres, y no sólo porque el pelo tiende a acumular grasa lo cual es anti estético, sino porque necesita cuidados específicos y no sabemos ni por dónde empezar. Pero si al menos conocemos los cuidados básicos, no tendremos porque perder la cabeza.

Cuidado, que no se está diciendo que la grasa del pelo sea mala, es algo natural, la produce nuestro cuerpo. Por supuesto, que es algo necesario, pero algunas personas tendemos a segregar demasiada. Lo que haremos, será aprender a regularla a niveles normales.

Descubre si realmente el cabello es graso.

¿Cómo lo averiguamos si nuestro pelo es graso? Toma un cabello de raíz, de los que están en la parte central de tu cabeza. Cuando lo tengas entre las manos, agárralo bien desde los extremos y estira suavemente, pero con firmeza. Tiene que ofrecerte cierta resistencia, antes de romperse. Si ves que tu pelo, tarda en romperse y notas que se estira, ahí tienes a un pelo graso. Si en cambio, en el momento en que estiras, se te parte enseguida, estás ante un pelo seco.

Ya segura de que tu cabellera es grasa, seguiremos unas pautas para que tu melena luzca ligera, manejable y sedosa.

Lavado:

· Busca un champú que se adapte a tus necesidades. Un champú para cabello graso, con base de limón, kiwi o cualquier fruta cítrica, porque aseguran que aligeran el pelo con esencias cítricas. Los cítricos, son antisépticos, ayudan a limpiar el cuero cabelludo y combatirán con las posibles bacterias que se encuentran en la raíz de nuestro cabello y que son las causantes de la grasa del pelo.

· Compra un champú libre de parabenos y siliconas. Si eliminamos estas sustancias del champú, tu cabello se verá liberado de esa capa finísima que se le pone y que acaba estropeándolo con el tiempo, debido a que no le deja respirar. Esa misma capa, hace que brille y esté suave, pero no es más que un impermeable que hace que mascarillas y acondicionadores no te funcionen.

Si dejas de usarlos, tu cabello al principio se resentirá y parecerá algo apagado y seco, pero con unos lavados, recuperará su brillo natural.

· Lavalo un máximo de dos veces a la semana.

Que tengas un súper champú, no significa que tengas que hacerlo diariamente, porque eso hará que segregue más. Podrás lucir tu cabello bonito, cada día, pero ya no aguantará más de un día. Verás lo bien que responde.

· Enjabona por las raíces.

Sólo y exclusivamente tienes que lavar el cuero cabelludo. ¿Por qué? A no ser que tengas manchas de tomate por todo el pelo, el resto de la melena no está sucia, sólo es polvo, que se quita fácilmente con el agua jabonosa que cae de tu cabeza, tras el aclarado.

· No lo frotes con fuerza.

Así no se va la grasa del pelo, sino que actuará como defensa y aparecerá más. Recuerda hacerte un masaje con la yema de los dedos.

Secado:

Mientras puedas, procura no utilizar el secador, empezarás a quemar los pelos que están creciendo sanos. Si tu cuero cabelludo siente el calor, como modo de protección para evitar una deshidratación, comenzará a segregar más grasa.

La mejor manera para secarlo es escurriendo el exceso de agua del cabello, coger una toalla tibia y envolver la melena sin apretar. Gracias al calor, comenzará a evaporar de manera suave el agua que aún se encuentra y cuando te desenrolles la toalla del pelo, notarás agradablemente, cómo ya no hay tanta agua. Colócate la toalla sobre los hombros y deja que la melena repose allí, para que termine de secarse de manera natural.

Tratamientos especiales:

Que tengas un pelo graso, no significa que no puedas aplicarte mascarillas y mimarlo el tiempo que haga falta. Puedes aprovechar una mascarilla e hidratante, por supuesto. Sólo tienes que emplearlo con pequeños matices.

Cuando llegue el día en el que tienes que lavarte el pelo, recógelo en una coleta baja. Aplica la mascarilla generosamente de medios a puntas que es lo que has delimitado. Aplícalo en seco, no pasa nada. Cuando llegue el momento de la ducha, lávate el pelo, con normalidad, solamente las raíces.

Cuando te lo aclares, procura asegurarte de que no quedan restos de mascarilla en la melena, para verla realmente hidratada y cuidada

Con estas pocas y sencillas pautas, el pelo graso, ya no será un problema que te quite el sueño, tendrás como resultado una melena ligera, manejable, y libre de grasa.